lunes, 28 de noviembre de 2016

Le venían a la cabeza todos los sucesos



Lucio, recuerda todos los día, la infancia que vivió  rodeado de malos tratos, gritos, y peleas continuas entre sus padres, era acostarse a dormir y comenzar sus padres a pelear, no podía quedarse dormido, los gritos le producían dolor de cabeza, nerviosismo e insomnio, cuando estaba en el colegio no podía prestar atención a la profesora, le venían a la memoría todos esos sucesos. En el colegio conoció a Rosi, una chica con la que comenzó a tener una sincera  amistad, llegada la juventud se hicieron novios. Lucio hizo el juramento de no obrar como había vivido en los años de infancia y siempre supo que a su esposa la tenía que respetar, comprenderle y amarla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario