viernes, 25 de noviembre de 2016

Alma perdida

La quiere y es propiedad suya, eso dice. Ella no habla de sí misma, pues quien no existe carece de palabra. 
Es un espectro viviente contemplando la noche de las almas en pena. Sin temor, ya no, sin luz no hay alma, 
un álamo, seco y estanco cuyo rama quisiera mover, al menos una pizca de sentir, más bien atrapada en el 
abismo existencial donde nada cabe esperar. La muerte no la teme, tan cercana y familiar, sin apenas aviso 
puede acabar con todo. Le han desgarrado la sensibilidad, pero tampoco un corazón moribundo puede 
desvanecerLe han devorado las alas y la vida. No siente compasión por sí misma, el monstruo se la ha robado, 
pero él, vaya, la quiere...

No hay comentarios:

Publicar un comentario