jueves, 19 de noviembre de 2015

¿Y mamá?

Mamá no está. Raro, siempre está cuando llego de clase. Manchas de sangre en el pasillo. ¡Joder, ha vuelto a pasar!

La llamo al móvil. Lo ha dejado en la habitación. ¡Mierda!

Llamo a papá. No me lo coge. Insisto. A la tercera. Me dice que no sabe nada de ella y me cuelga. Su tono de voz le delata.

¿Qué ha hecho este animal? ¿Hasta dónde habrá llegado su locura? Le voy a romper los dientes cuando lo vea.

Calma, primero tengo que saber dónde está mamá. Necesito saber que está bien.

Suena el teléfono. Está en un hotel. Voy para allá. La obligaré a denunciarle esta vez. No permitiré que ésto vuelva a suceder.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada